Peinando a domicilio

 En post anteriores os hemos comentado las dificultades que se encuentra un maquillador cuando tiene que trabajar a domicilio. En este os vamos a contar el mismo servicio pero desde la perspectiva de un peluquero. Desde qué debe tener en cuenta hasta como trabajar de la forma más cómoda.

Lo primero que un peluquero que trabaje a domicilio tiene que tener en cuenta es la preparación del cabello y su lavado.

En nuestro salón de peluquería no tenemos ninguna dificultad a la hora de lavar el cabello y prepararlo para el servicio posterior. Cuando trabajamos a domicilio, será la cliente la que deberá lavarse el cabello en su casa y esto conlleva algún que otro riesgo.

Podemos encontrarnos que el lavado del mismo no sea tan profundo como el que nosotros realicemos por lo que tendremos que explicarle cómo realizarlo correctamente. En ocasiones, la zona de la nuca no se enjuaga lo suficiente lo que afecta después a la calidad del secado. Lo recomendable es que se aplique champú un par de veces y que luego se enjuague el cabello insistiendo en la zona  de la nuca para evitar restos de champú.

 Es muy importante recomendarle qué productos debe utilizar para el lavado. Para evitar riesgos, lo recomendable es encargarnos nosotros de los productos de secado y de finalizado y por supuesto, deberemos comunicárselo a nuestra cliente para que no se aplique ella ningún producto. 

 

El espejo

Para el peluquero el espejo es fundamental para el diseño del peinado, además la cliente podrá ir viendo la evolución del peinado por la parte delantera y podrá explicarnos sus necesidades. Cuando trabajamos a domicilio, los espejos de las casas no nos permiten trabajar con comodidad. En muchas ocasiones nos ofrecen los espejos de los baños pero suelen resultar incómodos  por la falta de espacio y las dificultades de los movimientos del estilista.

Lo mejor es buscar una zona amplia y bien iluminada y si es posible, pediremos a la cliente un espejo que podamos poner frente a la modelo para ir viendo la evolución del peinado.

 

Preparando el cabello

Si el peinado requiere de una preparación previa podemos realizarla el día anterior en nuestro salón. Si necesitamos anillarlo para su posterior peinado podemos realizarlo antes del maquillaje y dejarlo el tiempo de realización del mismo. Cuando el maquillador termine finalizaremos el peinado. De esta manera no incomodaremos al maquillador con los movimientos del secado.

Lo más importante es poder realizar el trabajo en las condiciones más cómodas para el estilista y para la cliente. Con un poco de práctica seguro que conseguirás resultados tan profesionales como en tu propio salón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *